Mi razón de ser

Escucha...
¿Oyes el silencio?

Mira...
¿Ves la oscuridad?

Huele...
¿Percibes el dolor?

Toca...
¿Sientes el miedo?

Prueba...
¿Saboreas el amor?

Siente...
¿Te atreves a hacerlo?

Mis mininos

Búscate

2.3.13

Una droga es una droga

Hay ciertas cosas en la vida que son como dejar de fumar.
Imaginaos a alguien fumando en el salón. El aire se ve hasta un poco denso por el humo. Tiene cara seria, las comisuras de los labios caídas y un cigarrillo entre los dedos índice y corazón. Los estores están bajos, aunque se cuela luz, y la lámpara está apagada.
Esa persona se ha propuesto dejar de fumar, pero se dijo "voy a dejar de fumar" y ha fracasado. Se ha vuelto a fumar otro. Pero ese cigarrillo, ese "piti" al que da ahora mismo una calada, tiene una razón de ser: es el último.
Hay ciertos momentos que, para seguir adelante después de ellos, has de saber que son los últimos. Si no, se te ocurren infinidad de cosas que podrías haber hecho si supieras que era el último momento, pero no las hiciste porque no lo sabías. Digamos que con el tabaco es similar. Para dejar de fumar, tienes que saber cual es el último cigarro. Tienes que consumirlo sabiendo que es el último que tendrás posibilidad de disfrutar, y que, tras él, nunca más volverás a probar otro, por muchas ganas que tengas.
Hay que saber cuándo lo último es lo último. Si se puede, hay que dar esa oportunidad. Porque la última vez es la última vez, sea nicotina, sea lo que sea. Una droga es una droga. Y, aunque no todo sean drogas y necesidades, no es difícil de extrapolar.
Una droga... es una droga.

2 comentarios:

  1. ¡Qué razón tienes! Me ha encantado la frase: "hay que saber cuándo lo último es lo último". Definitivamente es lo que nos proporciona la fuerza para hacer las cosas con el mayor disfrute o la mayor determinación.
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí; la verdad este texto tiene tantas aplicaciones que es imposible contarlas. Gracias por el comentario, espero que sigas disfrutando de mi escritura. Un besote.

      Eliminar

Los comentarios son un espacio de libre expresión: diga lo que quiera, ya sea una opinión, una crítica o simplemente un comentario.
Sólo hay que respetar estas normas básicas:
1- No insulte ni a mí ni a otro bloggero.
2- Puede invitar a entrar a su blog, pero no haga spam descarado.
3- Cuide un poco la ortografía en la medida de lo posible.