Mi razón de ser

Escucha...
¿Oyes el silencio?

Mira...
¿Ves la oscuridad?

Huele...
¿Percibes el dolor?

Toca...
¿Sientes el miedo?

Prueba...
¿Saboreas el amor?

Siente...
¿Te atreves a hacerlo?

Mis mininos

Búscate

7.9.12

¿Recuerdas la primera vez que nos tomamos de las manos?

Todos los hechos narrados a continuación son absoluta e increíblemente reales.

Hacía tres días que me habías besado por primera vez.
Y de nuevo estabas allí, esperándome. Te vi desde el pasillo de la salida. Llevabas... ¿una rosa? en los labios. Sonreí pensando en qué se te ocurriría hoy para sacarme una sonrisa.
Te di un abrazo, recuerdo, aunque no recuerdo si te besé en los labios. Intenté quitarte la rosa pero la cogiste tú y me dijiste: ¡no!, es un juego; después te explico las normas. Ven.
Echaste a andar calle abajo y, tras unas décimas de segundo estupefacta, te seguí. Andábamos a paso lento, sin prisas, por la acera.
Y recuerdo que me miraste, sonreíste y me tomaste de la mano. Y me acuerdo tan bien porque me dio una especie de escalofrío raro por el costado derecho (ibas a mi derecha, me acuerdo muy bien).

Luego nos sentamos y volviste a poner la rosa entre tus labios y me dijiste que no la podía tocar con las manos, pero te la tenía que quitar. Creo que tu intención era que te diera tal beso que te obligara a soltarla, pero fui más pilla y mordí el tallo para que cayera. Canté victoria demasiado pronto, supongo. Al fin y al cabo, no hemos dejado de besarnos desde ese octubre.

1 comentario:

Los comentarios son un espacio de libre expresión: diga lo que quiera, ya sea una opinión, una crítica o simplemente un comentario.
Sólo hay que respetar estas normas básicas:
1- No insulte ni a mí ni a otro bloggero.
2- Puede invitar a entrar a su blog, pero no haga spam descarado.
3- Cuide un poco la ortografía en la medida de lo posible.