Mi razón de ser

Escucha...
¿Oyes el silencio?

Mira...
¿Ves la oscuridad?

Huele...
¿Percibes el dolor?

Toca...
¿Sientes el miedo?

Prueba...
¿Saboreas el amor?

Siente...
¿Te atreves a hacerlo?

Mis mininos

Búscate

20.11.11

Primer folio de mi cajita de sentimientos

Toda historia tiene un comienzo, y ésta lo tiene, pero a diferencia de otras, no tiene final. Todo comenzó un tranquilo sábado de septiembre, un día que, sin yo saberlo entonces, daría un rumbo totalmente distinto a mi vida.
Me encontraba en el parque San Telmo, como siempre, a eso de las seis de la tarde. Estaba sentada en la cúpula central, rodeada de amigos, viendo cómo jugaban a las cartas. Yo no tenía ni idea, pero me gustaba ver los duelos y aprender. Es lo que tiene ser friki. Había un continuo vaivén por la zona: gente levantándose y pululando, niños por aquí y por allí, encuentros, intercambios, etc. Alguien me habló de repente.

-¿Qué haces viendo un torneo de Yu-gi? Las Magic son mejores.
Me giré sobre mis talones para ver quién me hablaba y si lo conocía. Era un chico. Podría tener un año más que yo, quizá dos. Su cara me sonaba de vista.
-¡Qué dices! No tienes ni idea -contesté con mi habitual sonrisa.
-Por cierto, encantado, soy One. ¿Tú eres...?
-Mae.
-¿Mae... qué?
-Simplemente Mae -rei.
-Por cierto, me gusta tu camiseta -dijo señalando la prenda de Mägo de Oz que me había comprado no hacía mucho.
-¿A que mola? Gracias.
Seguimos hablando un rato de cosas sin importancia: la edad, zona en la que vivíamos, dónde estudiábamos... Al cabo de un tiempo me fui a tumbarme al césped con unos amigos que me habían llamado. Me despedí de One y me fui dando saltitos.

Después de un tiempo dormitando en el césped mientras mis amigos se reían de lo dormilona que soy, le oí llegar. Saludó a quien conocía y me llamó marmota (pero con cariño, según él).
Hablamos y hablamos, y por arte de magia, nos quedamos solos. Puse a mis queridos Mägo de Oz en el móvil, mientras charlábamos de que él sabía tocar la guitarra, yo el piano, cosas sin ton ni son.
Me sentía bastante bien, después de la pelea del día anterior con mi novio necesitaba compañía agradable.

Algo más tarde, después de hablar de todo tipo de cosas, me vino a buscar mi hermano con intención de irse. One me acompañó a la parada de guaguas (el bus de aquí) y allí fue donde nos despedimos. Ya nos habíamos dado el contacto, hablaríamos algo más tarde esa noche.

2 comentarios:

  1. Pues pasaron muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchas cosas, las iré posteando poco a poco (ahora en serio, no me voy xDD)

    ResponderEliminar

Los comentarios son un espacio de libre expresión: diga lo que quiera, ya sea una opinión, una crítica o simplemente un comentario.
Sólo hay que respetar estas normas básicas:
1- No insulte ni a mí ni a otro bloggero.
2- Puede invitar a entrar a su blog, pero no haga spam descarado.
3- Cuide un poco la ortografía en la medida de lo posible.