Mi razón de ser

Escucha...
¿Oyes el silencio?

Mira...
¿Ves la oscuridad?

Huele...
¿Percibes el dolor?

Toca...
¿Sientes el miedo?

Prueba...
¿Saboreas el amor?

Siente...
¿Te atreves a hacerlo?

Mis mininos

Búscate

14.9.10

Today

Bueno, no fue tan malo... 
Me ha tocado con un par de personas que preferiría no tener que ver por las mañanas, pero bueno, podría ser peor... La mayor pega es que tengo que aguantar a una de las personas más odiosas en mi clase (otra vez). ¿Os podéis creer que según llegué al colegio ya estaba diciéndome de todo...?
En fin, supongo que seguirá siendo así de insoportable. Y pensar que el año pasado aún lo soportaba...
Creo que esto no ha quedado del todo claro... Lo explicaré con un poco de claridad.

Veamos, comenzó a caerme mal porque no paraba de obstinarse en que él siempre tenía la razón y no atendía a lo que yo le decía. Luego me empezó a llamar creída porque decía que me pensaba la diosa del mundo (no hay nada más lejos de la realidad) con mis paranoias y trabes y tonterías de "niña pequeña" (vale, a veces soy algo infantil y puedo llegar a ser enormemente pesada, pero no creo que sea para tanto).
Nos empezamos a llamar más mal y un día que me había quedado en el recreo a estudiar en clase (estaba penada, lo reconozco), cuando sonó el timbre, entró mi mejor amiga con mala cara. Me dije a mí misma que le preguntaría qué le pasaba cuando terminara de leerme el parrafito de historia. 
Justo entonces se me puso delante, a tan sólo unos centímetros de la cara. Me empezó a dar la tabarra con que si tu amiga tal, que si tu amiga cual, pim, pam. Al cabo de un rato escucharle y hartarme de verlo a unos centímetros de mí, le dije: 
-M*****, o te apartas o te hostio.
No me hizo caso, le avisé dos o tres veces más. Luego estampé mi mano en su cara, se oyeron unas risitas por lo bajinis de algunos compañeros cercanos. Pensé que M***** se apartaría, pero no lo hizo. Al contrario, me agarró las muñecas y me estampó contra la pared (mi silla está al lado de la pared, sí, pero aún así dolió; aún recuerdo el sonido que hizo mi cabeza contra el azulejo). Intenté debatirme, e intenté gritar para que alguien de la clase reaccionara, pero todos miraban, quietos (no sé si por puro nerviosismo o por expectación). Lo único que salió de mi garganta fue un gemido lastímero. Intenté apartarme hacia un lado, en un intento por zafarme de sus manos, pero no soy una persona precisamente fuerte, y lo único que hice fue resbalar hasta que mi cuello quedó en el respaldar de la silla. Sentía la presión de su cuerpo contra mi espalda, haciéndome daño en un hombro y en el cuello contra el respaldar de la silla. De pronto, alguien de la clase reaccionó, A** L**** y A** R****** (estos son nombres y apellidos, sólo por información) lo sacaron de delante de mí mientras yo me agarraba el cuello y el hombro, dolorida...

Esto es lo que sucede. Curiosamente los profesores no hicieron nada al respecto, tan sólo intentaron hablar con nosotros (qué fácil fue evadir sus preguntas)... Desde entonces no aguanto a ese niñato.

Bueno, ya estoy enroyándome a hablar y hablar... Os dejo aquí la entrada.

3 comentarios:

  1. Joder... como me fastidia ver que tengas que aguantar todo eso... uff!! es que de verdad, que asco de profesores, y que asco de persona....
    Animo y intenta ignorarle probablemente solo busca llamar la atención pero si no le haces caso quizas te deja un poquito en paz...

    Suerte y animo!!! besitos (L)

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay gente así por el mundo, a mi me tocó un especimen de ese tipo hace unos años (aunque solo llegó a insultarme) y cosas de la vida ahora es..algo parecido a mi amigo. Suerte, seguro que conoces a gente que valga la pena no como el idiota ese.
    Muaa :)

    ResponderEliminar
  3. oye, yo creo que ubo quienes no sabían como reaccionar... por lo de los profesores, bueno. Yo creo qe no qerían lios ni nada de eso T.T
    Pro aun asi yo te ayude como pude :S

    ResponderEliminar

Los comentarios son un espacio de libre expresión: diga lo que quiera, ya sea una opinión, una crítica o simplemente un comentario.
Sólo hay que respetar estas normas básicas:
1- No insulte ni a mí ni a otro bloggero.
2- Puede invitar a entrar a su blog, pero no haga spam descarado.
3- Cuide un poco la ortografía en la medida de lo posible.