Mi razón de ser

Escucha...
¿Oyes el silencio?

Mira...
¿Ves la oscuridad?

Huele...
¿Percibes el dolor?

Toca...
¿Sientes el miedo?

Prueba...
¿Saboreas el amor?

Siente...
¿Te atreves a hacerlo?

Mis mininos

Búscate

30.7.10

Cosas de la vida VII

Semanas estube sin reaccionar. Sin sonreír.
No me enfadé con Carolina. Ella no tenía la culpa. De hecho, ella se peleó con Ángel diciendo que era un miserable. Un cobarde. Un impostor.
Yo a Ángel no lo veía. Desviaba la mirada, me iba a otro sitio y jamás pasaba por su lado. Era horrible. Recordar sus besos, abrazos, caricias... y no poder tenerlos.
Sentía nostalgia de sus ojos pardos. Ese brillo de inteligencia que los caracterizaba.
Me sentía amarrada a un poste que rezaba "El chico perfecto", pero ese poste ya no existía y mis ataduras se agarraban a un simple palo, a una simple esperanza que jamás conseguiría hacer realidad. Las arañas comenzaban a trenzar sus telas alrededor y yo seguía sin desamarrarme, esperando a que él llegase con el letrero, con mi esperanza, cosa que ya no sucedería.
Y, una vez más, Mae cayó en el pozo sin sentido del amor no correspondido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son un espacio de libre expresión: diga lo que quiera, ya sea una opinión, una crítica o simplemente un comentario.
Sólo hay que respetar estas normas básicas:
1- No insulte ni a mí ni a otro bloggero.
2- Puede invitar a entrar a su blog, pero no haga spam descarado.
3- Cuide un poco la ortografía en la medida de lo posible.