Mi razón de ser

Escucha...
¿Oyes el silencio?

Mira...
¿Ves la oscuridad?

Huele...
¿Percibes el dolor?

Toca...
¿Sientes el miedo?

Prueba...
¿Saboreas el amor?

Siente...
¿Te atreves a hacerlo?

Mis mininos

Búscate

29.6.10

¿Amor? ¡Mierda!


El amor más idiota:
yo por él,
él con otra.

Escribir no es solo un verbo

Es toda una aventura. Vidas creadas, destruidas, plenas, vacías, felices, tristes, divertidas, dramáticas... De todo.
Escribir no es solo un verbo:
es una forma de vida.

28.6.10

¡Summer!

Y al fin llega ese momento de relax, de estar cada uno de nosotros a nuestra total bola. No puedo decir que me entristezca, pero tampoco me alegro en exceso. Me voy de vacaciones y son dos meses y medio sin ver a mis amigos. La verdad, y como se suele decir aquí, es un palo. Una pena. Algo malo.
Y, bueno, así comienzo yo mis vacaciones: escribiendo. Y así las pasaré: escribiendo. Y así las terminaré: escribiendo.
Aprovecho este momento para dar gracias a mis quince seguidores y a todos los que os pasáis por mi espacio y me leeis.
De todo corazón, gracias.
¡Os quiero a todos!

23.6.10

Ya da igual. Todo.

Y se me ocurrió la idea. Una idea loca, pero una idea.
Entonces lo consulté con mis amigas y me dijeron que no debería, que no, que no, y que no. Y les dije: pero, ¿es que acaso tengo algo que perder? No, ¿verdad?
La pregunta es: ¿Por qué los humanos somos tan estúpidos? La respuesta es: no lo sé.
Hay gente que dice que soy muy obvia, que me tiemblan las manos, o simplemente que debería dejarlo en las manos de otra persona. Pero dentro de mi cobardía existe algo llamado "valentía". (Desgraciadamente).
Yo solo quiero dejarlo claro. Todo. No pretendo que nadie comprenda mis razones, ni que nadie piense que soy una cobarde ni, por Dios, que nadie se compadezca.
Maldito sea el momento en que dejé que mi idiotez se fuera por el camino que me había prohibido lo poco que me quedaba de sensatez.
De nuevo, acabo igual: sin ganas de absolutamente nada.
Remite: alguien que no sabe nunca bien qué decir.

Ilusiones

Se acabó... ahora no queda nada más salvo las eternas horas muertas que pasaré sin esa bonita ilusión de verte cada mañana, de saludarte, hablarte, sentirte cerca.
Tú nunca llegaste a sentir nada por mí, pero da igual: me quedaba esa ilusión.
Ahora el tiempo se ha acabado y mis ilusiones se desvanecen como los reflejos en el agua.
Y si fuera lo suficiente valiente, si lo fuera tanto como para decirte todo lo que guardo dentro, ¡lo haría! Pero no soy tan audaz. Prefiero observarte de lejos, como esa meta imposible que nunca alcanzaré. Prefiero que me sigas tratando como una simple amiga, como una más, no como "aquélla que me dijo eso".
Prefiero que todo siga igual a que se estropee.
Eso debería ser bueno.
Desgraciadamente para mí, no lo es tanto.

22.6.10

Hoy

Hoy es uno de estos días en el cual me siento perdida. No sé exactamente por qué. Son demasiadas emociones al mismo tiempo. Te veo, y cuando te veo hay esperanza, hay locura, hay desesperanza, hay alegría, hay tristeza, hay celos, hay melancolía, hay un poco de todo, ¿no...?
A mí me parece que el resumen sería que en mi cabeza hay mucha mierda. O, lo que sería lo mismo, hay amor.

21.6.10

"Creo que había alguien dentro..."


Aún no me lo creo yo misma. Nunca me había ocurrido algo así y espero que nunca me vuelva a ocurrir nada parecido. Miedo. Sentí miedo.
Ocurrió justo ayer. Me encontraba en los baños de la piscina (cualquiera tiene una urgencia mientras se está dando un baño, ¿no?), cerca de mi apartamento.
En un momento dado, oí a alguien (posiblemente dos personas) entrar en el baño. Se metieron en la habitación de al lado, donde había una ducha.
Oí el sonido de un mechero. Me supuse que irían a fumar a escondidas de los padres. Qué asco de gente.
Hasta llegué a oler el olor de la marihuana. Pero luego otro olor se unió al espectáculo: plástico quemado.
Cuando salí no había más que humo. Entreví la cortina de plástico de la ducha quemándose, soltando una humareda negra y maloliente. Tosí. Intenté respirar pero el aire no tenía oxígeno. Volví a toser. Aire. Necesitaba aire.
Angustia.
Me arrodillé sin pensar. Tosía y tosía. "Camina, gilipollas, que te vas a morir" me dije. Busqué la luz del día que se colaba por la salida, pero había tanto humo que era imposible ver nada.
-Creo que había alguien dentro... -oí una voz. Intenté gritar, pero no podía hacer nada más que toser. No tenía el suficiente aire.
-¡Que alguien baje! -conseguí susurrar con voz muda, nadie me oiría.
Un hombre con una camiseta blanca entró. Me tiré a sus brazos. Él me acogió y me llevó fuera.
Entretanto, yo seguía tosiendo, sin descanso, lléndoseme la vida en ello.
Fuera estaban llegando los bomberos. Me tendieron una mascarilla y me preguntaron si estaba bien. No respondí.
No era capaz de pensar.
Sólo sentía miedo.

14.6.10

Cosas de la vida V

No le dije la verdad porque no deseaba perder su amistad. Me temía su reacción, temía que no quisiera volver a hablarme o a estar conmigo. Temía no poder tenerle cerca, aunque solo fuera como amigo.
Desgraciadamente, el cerebro humano es extremadamente tonto. Me entraron deseos de decírselo, de que supiera como sufría por él. De que sintiera pena por mí y se compadeciese. Ya no creía que se fuera a separar de mí por saberlo; más bien todo lo contrario: me daría su consuelo. Me seguiría queriendo como amiga.
Le envié:
<en media ora ns vmos en el park ?? >
Recibí su mensaje casi al instante.
<ok>
En veinticinco minutos estaba en el parque. El corazón me dio un vuelco al verle también a él allí. Me esperaba sonriente. Cuando me quiso dar un abrazo le detuve.
- Ángel, yo... -titubeé- yo estoy enamorada de ti.
Sus ojos se abrieron como platos. Bajé la mirada, esperando escuchar su respuesta negativa. Pero, en lugar de ello, él alzó mi barbilla y susurró:
-¿Y por qué no me lo dijiste antes?
Finalmente, acerco su rostro al mío y me besó.
Podría pararme a describir el beso como una idiota pero simplemente diré que me sentí feliz.

9.6.10

I'm sorry

Siento no poder haber renovado el blog.
De veras.
El caso es que mi madre se ha vuelto a enfadar conmigo y cuando volví a casa mi portátil ya había desaparecido.
Esta vez, como tantas otras, no sé por qué ha ocurrido.
Me quedare de nuevo tiempo y tiempo sin renovar y sin escribir
Mis más sinceras disculpas...
Remite: Mae Taras,
aula de Tecnología.

4.6.10

Ella y él. Y yo.

Hoy le ví.
¡Ay, Dios, cuán lindo estaba con su traje, acariciando suavemente aquellas teclas de piano que tan bonitos sonidos producían!
¡Ay, Dios, cuánta tristeza sentí cuando me enteré de que su corazón estaba ocupado por otra persona!
¿Por qué el mundo es así de cruel, me pregunto?
Ella para él será todo su mundo. Su día y su noche. Su gasto del saldo del móvil. Su todo.
Yo seré aquella chica, la del corazón roto por un gilipollas que salía con otra...
Lo que no sabrá es que ese gilipollas es él.

3.6.10

3.6.96 Feliz cumpleaños.

Feliz cumpleaños, Mae
*14*
Pide un deseo.

2.6.10

¿No es cierto?

¿No es cierto que te sientes total y absolutamente idiota? ¿O que estás haciendo el ridículo? ¿O algo así? Yo sí lo siento. Cada vez que paso junto a él lo siento. Si lo saludo, soy idiota, porque he quedado como una tonta. Si no lo saludo, soy idiota, porque también he quedado como una tonta.
¿No es cierto también que cuando hace algo referente a tí, por muy mínimo que sea, o por más normal que sea, te crees que estas en tu paraíso feliz? Que si un: Ay, me ha saludado. Ay, tenemos un montón de cosas en común. Ay, hoy descubrí por dónde vive y qué sitios frecuenta...
¿No es cierto que cuando nos enamoramos parecemos imbéciles?