Mi razón de ser

Escucha...
¿Oyes el silencio?

Mira...
¿Ves la oscuridad?

Huele...
¿Percibes el dolor?

Toca...
¿Sientes el miedo?

Prueba...
¿Saboreas el amor?

Siente...
¿Te atreves a hacerlo?

Mis mininos

Búscate

7.4.10

Montaña rusa

Mi estómago se llenaba de mariposas. Miré a mi alrededor y vi a todos mis amigos tensos y esperando ansiosamente la cima. En el vagón reinaba un silencio expectante interrumpido de vez en cuando por un gritito o risilla nerviosos.
Al fin llegamos a la cima. Alguien del fondo grito: "¡¿Preparados?!" La respuesta fue una gran confusión de sís, nos, gritos y risas. Me preparé para la bajada.
En el segundo siguiente bajabamos a toda velocidad y con la adrenalina al tope. Grité y grité hasta que la garganta me empezó a doler. Me lo pasaba de miedo.
De pronto, sonó un horrible y estruendoso "CLANK" en la zona derecha del vagón, pero no le hicimos caso. Casi de seguido, se oyeron otros pequeños "clank, clonk, clank" y entonces sí volteamos todos la vista hacia la derecha. Todo lo que nos sujetaba a la vía había saltado y pronto, los gritos de júbilo se convirtieron en gritos de horror. Ya poco quedaba para la siguiente curva que sería la final... seis segundos... cinco... cuatro... tres... dos... uno...
En los instantes en los que el vagón estubo en el aire pensé que era una ironía muy grande, porque, sin barra de "seguridad", todos podríamos haber saltado... y la barra de "seguridad" sería ahora nuestro verdugo. Qué gracia.
Me preparé para el impacto y...
Desperté en la cama sudorosa y respirando agitadamente. Afortunadamente, sólo había sido un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son un espacio de libre expresión: diga lo que quiera, ya sea una opinión, una crítica o simplemente un comentario.
Sólo hay que respetar estas normas básicas:
1- No insulte ni a mí ni a otro bloggero.
2- Puede invitar a entrar a su blog, pero no haga spam descarado.
3- Cuide un poco la ortografía en la medida de lo posible.